La NASA descubre un nuevo ciclón en Júpiter

Patrocinio
Patrocinio

El polo sur de Júpiter tiene un nuevo ciclón.

El descubrimiento de la masiva tempestad joviana ocurrió en el 2019, durante el último sobrevuelo de Júpiter realizado por la nave espacial Juno de la NASA.

Fue el vuelo número 22 durante el cual la nave espacial con energía solar recolectó datos científicos sobre el gigante gaseoso, pasando a tan sólo 3,500 kilómetros por encima de la cima de nubes.

El sobrevuelo también marcó una victoria para el equipo de la misión, cuyas medidas innovadoras mantuvieron a la nave espacial con energía solar lejps de lo que podría haber sido un eclipse que hubiese terminado con la misión. “La combinación de creatividad y pensamiento analítico nuevamente ha valido la pena para la NASA”, dijo Scott Bolton, investigador principal de Juno en el Instituto de Investigación del Suroeste en San Antonio.

Nos dimos cuenta de que la órbita iba a llevar a Juno a la sombra de Júpiter, lo que podría tener graves consecuencias porque estamos alimentados por energía solar.

“Sin luz solar significa que no hay energía, por lo que existía un riesgo real de morir congelados. Mientras el equipo intentaba descubrimos cómo conservar la energía y mantener nuestro núcleo caliente, los ingenieros idearon una forma completamente nueva de salir del problema: saltar la sombra de Júpiter. Era nada menos que un golpe de navegación de genio y, para nuestra sorpresa, lo primero que pasa al pasar al otro lado es que hacemos otro descubrimiento fundamental “.

Esta imagen compuesta de luz visible la tomó la cámara JunoCam a bordo de la nave espacial Juno de la NASA. La fotografía fue capturada el 3 de noviembre de 2019. En ella se puede ver un nuevo ciclón en el polo sur de Júpiter, que se ha unido a otros cinco ciclones para crear una forma hexagonal alrededor de un gran ciclón único.
Crédito: NASA/JPL-Caltech/SwRI/MSSS/JunoCam

Cuando Juno llegó por primera vez a Júpiter en Julio de 2016, sus cámaras infrarrojas y de luz visible descubrieron ciclones gigantes que rodeaban los polos del planeta.

Estaban distribuidos de la siguiente manera:

  • Nueve en el norte
  • Seis en el sur.

¿Eran ellos, como sus hermanos terrenales, un fenómeno transitorio que les llevaba solo unas semanas desarrollarse y luego menguar? ¿O podrían estos ciclones, cada uno casi tan ancho como los Estados Unidos, ser fenómenos más permanentes? Con cada sobrevuelo, los datos refuerzan la idea de que cinco tormentas de viento se arremolinaban en un patrón pentagonal alrededor de una tormenta central en el polo sur y que el sistema parecía estable.

Ninguna de las seis tormentas mostró signos de ceder el paso para permitir que otros ciclones se unieran. “Casi parecía que los ciclones polares eran parte de un club privado que parecía oponerse a nuevos miembros”, dijo Bolton. Luego, durante el 22° pase científico de Juno, un nuevo ciclón más pequeño cobró vida y se unió a los demás.

La vida de un ciclón joven

“Los datos del instrumento JIRAM de Juno indican que pasamos de un pentágono de ciclones que rodea a uno en el centro a un arreglo hexagonal”, dijo Alessandro Mura, co-investigador de Juno en el Instituto Nacional de Astrofísica en Roma.

“Esta nueva incorporación es más pequeña en tamaño que sus seis hermanos ciclónicos más establecidos: es aproximadamente del tamaño de Texas. Quizás los datos de JIRAM de futuros sobrevuelos muestren que el ciclón crece al mismo tamaño que sus vecinos”.

Al sondear la capa meteorológica hasta 50 a 70 kilómetros debajo de las nubes de Júpiter, JIRAM captura la luz infrarroja que emerge de las profundidades de Júpiter.

Sus datos indican que la velocidad del viento del nuevo ciclón tiene una media de 362 km/h, comparable a la velocidad encontrada en sus seis colegas polares más establecidos.

La cámara JunoCam de la nave espacial también obtuvo imágenes de luz visible del nuevo ciclón. Los dos conjuntos de datos arrojan luz sobre los procesos atmosféricos no solo de Júpiter sino también de otros gigantes gaseosos como Saturno, Urano y Neptuno, así como los de exoplanetas gigantes que ahora se están descubriendo; incluso arrojan luz sobre los procesos atmosféricos de los ciclones de la Tierra.

“Estos ciclones son fenómenos climáticos nuevos que no se han visto ni predicho antes”, dijo Cheng Li, científico de Juno de la Universidad de California, Berkeley.

“La naturaleza está revelando una nueva física con respecto a los movimientos de fluidos y cómo funcionan las atmósferas de los planetas gigantes. Estamos comenzando a comprenderlo a través de observaciones y simulaciones por ordenador”, explicó.

“Los futuros sobrevuelos de Juno nos ayudarán a refinar aún más nuestra comprensión al revelar cómo evolucionan los ciclones con el tiempo”, agregó.

Patrocinio
Deja un comentario

Esta web usa cookies.

Patrocinio