Categorías
Curiosidades Mascotas

Consejos para que el perro no lo pase mal con el calor

‍¿Sabías que el calor afecta más rápidamente a los perros que a los humanos? Los cánidos no pueden transpirar del mismo modo que lo hacemos nosotros y son mucho más sensibles que nosotros a los golpes de calor.

A los canes les afecta más el calor que a los humanos, solo transpiran ligeramente a través de las almohadillas de sus patas y regulan la temperatura del organismo abriendo la boca. Por eso, hay que estar especialmente vigilantes para que no sufran el temido golpe de calor.

¿Crees que si rapas a tu peludo va a estar más fresquito? Para nada, el pelo le sirve al animal para protegerle del sol, por lo que si lo rapas, estarás dejando su piel indefensa ante los efectos nocivos del astro rey, como las quemaduras. Además como en la naturaleza todo tiene un porqué, con las altas temperaturas el perro irá deshaciéndose del subpelo, ese que parece un algodoncillo y le proporciona calor en invierno. Tú puedes ayudarle a librarse de él y estar fresco más rápidamente con cepillados frecuentes.

Agua limpia y fresca

Haga la temperatura que haga pero con más razón si hace calor, el perro siempre tiene que disponer de agua limpia y fresca. Procura que el bebedero no esté al sol y remuévele el agua con frecuencia. Si notas que tu mascota tiene calor, refréscale con una esponja empapada en agua la cabeza y el cuerpo.

¿Tiene el pelo claro?

Los perros de color claro pueden quemarse la nariz y otras zonas del cuerpo que no tengan pelo como las orejas y quizá el rabo. Lo mismito que nos puede ocurrir a nosotros. ¡Ponle protector solar en esas zonas!

No lo rapes

El pelo de los canes hace de aislante térmico tanto para el frío como para el calor. En verano les protege del sol e impide que se les deshidrate la piel. Desde la Fundación Affinity afirman que se le puede cortar el pelo unos 2-3 centímetros de largo ya que este también le protege de las quemaduras solares.

Cepíllalo con frecuencia

Para que el perro sobrelleve el calor, cepíllalo frecuentemente, sobre todo en periodo de muda, para ayudarle a soltar el pelo sobrante o subpelo, ese que es más fino y lanoso y que le da calor en verano.

Dale de comer cuando hace fresquito

Como con el calor disminuirá su apetito, ponle la comida en los momentos más frescos del día como primera hora de la mañana o por la noche.